Salario Emocional

A lo largo de la Historia siempre se ha buscado mejorar la productividad y competitividad empresarial pasando desde el estudio de tiempos y movimientos, pasando por las mejoras administrativas, procesos entre otros  hasta centrarse en las personas que trabajan en una Organización.

De ahí que para tener una empresa competitiva se debe tener el Talento Humano que la respalde y eso solo se logra si la Empresa se enfoca también en su Capital Humano, dado que como dice un refrán «Cuida de tus socios estratégicos (personal) que ellos cuidaran de tu empresa», pues ahora estamos ante nuevas generaciones como los millennials o centennials que le dan más valor al equilibrio de la vida familiar y laboral, a la flexibilidad de tiempo, a las condiciones del lugar de trabajo, al desarrollo profesional y personal que a la retribución económica, por lo que nace un enfoque en el que se centra en la persona.

Para la Asociación Española para la Calidad (2016), por ejemplo «El Salario Emocional es un concepto asociado a la retribución de un empleado en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades  personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo, fomentando la conciliación laboral.» [1]

Por tanto el salario emocional son todos aquellos beneficios no monetarios que una empresa ofrece a sus empleados además de su salario, por este motivo, que el salario emocional es una de las claves fundamentales para fidelizar al talento.

Si ahondamos más en ello, tendremos en cuenta que la productividad ya no es algo que solamente se base en la cantidad de horas que un empleado dedica a la empresa versus los resultados que obtenía como antiguamente se conocía, sino en la motivación y compromiso que el empleado logre al momento de llevar a cabo su trabajo, así  muchos prefieren un sueldo más ajustado a cambio de menos horas de trabajo y más tiempo para sí mismos.

Algunos ejemplos de salario emocional son las siguientes medidas:

  • Horario flexible
  • Guardería para niños pequeños en el mismo lugar de trabajo
  • Días libres para los empleados el día de su cumpleaños o cumpleaños de familiares, o acompañarlos en momento difíciles de pérdida de un ser querido
  • Espacios de distracción en la empresa como juegos de mesa, futbolín.
  • Capacitación y formación que no esté directamente relacionada con nuestro trabajo diario
  • Planes de formación para el crecimiento profesional
  • Actividades de voluntariado promovidas por la organización
  • Reconocimiento al trabajo bien hecho

[1] Asociación Española para la Calidad (2016) Salario Emocional. Madrid (http://www.aec.es/web/guest/centro-conocimiento/salario-emocional)

Por M.Sc. Jadiel Guizada H.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *