Archivo de la etiqueta: equilibrio

Defender la alegría

En la entrada anterior la alegría era una de  las claves que te ofrecía para alcanzar el bienestar.

Hoy te invito a defender la alegría, a no perderla incluso cuanto todo parezca tornarse gris.

Si aprendemos que la alegría no tiene porqué surgir de las circunstancias externas, sino del contacto contigo mismo, lo conseguirás.

Ya se que estarás pensando que no es tan fácil. Voy a ayudarte un poco:

    Sigue leyendo Defender la alegría

Masaje Facial Japonés

El Masaje Facial Japonés es una profunda combinación de conceptos de la medicina tradicional japonesa y de las técnicas de masaje que han sido desarrollados y modificados a partir del Anma(masaje tradicional japonés) durante los últimos quinientos años.

Estas técnicas terapéuticas estimulan los nervios faciales alcanzando las células de la piel, benefician y aumentan la circulación sanguínea, distribuyendo nutrientes y eliminado las toxinas, las impurezas y las células muertas de la piel.

Este masaje es el tratamiento natural más efectivo para mejorar la condición de la piel y minimizar el proceso de envejecimiento.

El resultado es una piel brillante, luminosa, fresca en un rostro sereno y radiante.

Pero los beneficios del Masaje Facial Japonés, no se queda en lo estético. Va más allá. Quien lo recibe, alcanza un alto grado de relajación, consiguéndose una reducción considerable del estress físico y psicológico. Leer más…

                                                                            

Te invito a leer los consejos de belleza de  las abuelas japonesas entenderás la esencia de este masaje. Leer más…

¿Quien soy yo sin mi violonchelo?

Leyendo a Carlos G. Vallés, me tropecé con una reflexión que quiero compartir con vosotros.

Jacqueline du Pré, sin duda la mejor concertista de violoncelo de la historia de la música. Desde muy niña su pasión fue el violoncelo y pronto se convirtió en una concertista admirada en todo el mundo. Conoció a Daniel Baremboim, se enamoraron y se casaron. A los 27 años se le diagnostica esclerosis múltiple, enfermedad que la llevaría a la muerte quince años más tarde y que le hizo abandonar su carrera.

El no poder tocar más el violoncelo truncó su vida, al quedarse sin él, se quedó también sin personalidad.

¿Quién soy yo sin mi violoncelo? se preguntó. Toda su vida, desde su más tierna infancia giró en torno a él y cuando no pudo seguir tocándolo se hundió. Intentó retomar su vida, volver a afirmarse como persona. Pero ya fue demasiado tarde.

El violoncelo es un buen ejemplo de que algo que en sí mismo es bueno y útil y enriquecedor, puede convertirse en una cárcel, en algo que nos  impida crecer en otras direcciones.

Preguntémonos ¿ Cuál es nuestro violoncelo? : Costumbres, gustos, tradiciones, miedos, aficiones, formas de ser, actividades, actitudes. Todo aquello que nos impide ir en otras direcciónes, ver otras perspectivas, ampliar nuestro horizonte.

¿Porqué limitarnos al violoncelo si tenemos toda una orquesta?