Archivo de la etiqueta: vida

Mi paso por la vida

Reflexionando sobre cómo es nuestro paso por la vida, en todo lo que vamos encontrando y experimentando en ella, encontré este texto de Charles Chaplin que me hizo reflexionar. Os invito a hacer lo mismo.  Y a atreverse a vivir la vida con valentía, con pasión. Disfrutanto, aprendiendo, sufriendo, amando. Porque sino viviremos a medias.

 eaf06698

La Vida es mucho para vivirla con insignificancia.  Charles Chaplin

Vida.

Ya perdoné errores casi imperdonables

Intenté sustituir personas insustituibles y..

olvidarme de personas inolvidables

Ya hice cosas por impulso

Ya me decepcioné de personas, que pensé que nunca me decepcionarían…pero también..

Yo decepcioné a alguien

Ya abracé para proteger

Ya reí cuando no podía

Ya hice amigos eternos

Ya amé y fuí amado..pero también..

Ya fuí rechazado

Ya fuí amado y no supe amar

Ya grité y salté..de tanta felicidad

Ya viví de amor e hice juramentos..que no pude cumplir

Ya lloré oyendo música y viendo fotos

Ya llamé para escuchar una voz

Ya me apasioné por una sonrisa

Ya pensé que me moriría de tanta tristeza

Ya tuve miedo de perder a alguien..y acabé perdiéndolo

¡¡ Más sobreviví !! y…

¡¡Todavía vivo !!

No paso por la vida…

Es bueno luchar con determinación y abrazar la vida con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo..

pertenece a quien se atreve

La vida es mucho para pasar por ella con insignificancia

(Charles Chaplin)

¿TE ATREVES?

Renacerás

Cuando caminando tu vida encuentres siempre la misma piedra, llévala contigo.

Cuando pierdas un amigo cuando menos lo esperabas, consuélate por haberlo tenido.

Cuando la injusticia te deje desvalido sin aliento, Vuelve a creer.


Cuando ¡Amaste tanto! hasta perder la pi
dos pajaros-lyy soriano[1][1]el, recupérate pronto, te perteneces.

Cómo pájaro herido, descansa, cura tus alas, vuelve a volar.

 Cuando tu vida se vuelva noche, no desesperes, busca las estrellas.

Cuando sientas ya tu existencia desperdiciada como un árbol seco, recuerda que la primavera siempre llega, aterciopelando rosas en tu mirada.

Encuentra tu manantial, riega siempre el jardín de tu vida.                        

 Renacerás…  Así como he renacido yo una y mil veces.

Autor desconocido.

¿Quien soy yo sin mi violonchelo?

Leyendo a Carlos G. Vallés, me tropecé con una reflexión que quiero compartir con vosotros.

Jacqueline du Pré, sin duda la mejor concertista de violoncelo de la historia de la música. Desde muy niña su pasión fue el violoncelo y pronto se convirtió en una concertista admirada en todo el mundo. Conoció a Daniel Baremboim, se enamoraron y se casaron. A los 27 años se le diagnostica esclerosis múltiple, enfermedad que la llevaría a la muerte quince años más tarde y que le hizo abandonar su carrera.

El no poder tocar más el violoncelo truncó su vida, al quedarse sin él, se quedó también sin personalidad.

¿Quién soy yo sin mi violoncelo? se preguntó. Toda su vida, desde su más tierna infancia giró en torno a él y cuando no pudo seguir tocándolo se hundió. Intentó retomar su vida, volver a afirmarse como persona. Pero ya fue demasiado tarde.

El violoncelo es un buen ejemplo de que algo que en sí mismo es bueno y útil y enriquecedor, puede convertirse en una cárcel, en algo que nos  impida crecer en otras direcciones.

Preguntémonos ¿ Cuál es nuestro violoncelo? : Costumbres, gustos, tradiciones, miedos, aficiones, formas de ser, actividades, actitudes. Todo aquello que nos impide ir en otras direcciónes, ver otras perspectivas, ampliar nuestro horizonte.

¿Porqué limitarnos al violoncelo si tenemos toda una orquesta?